Aumentan en Chile las denuncias por homofobia y transfobia

Durante 2020 se registraron 1,266 casos de homofobia y transfobia en Chile, es decir, 14.7% más que el año anterior, reveló el XIX informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) de ese país.

La cifra es la más alta registrada por la organización hasta ahora, pues representa 22.9% del total de casos sucedidos en los 19 años en los que se ha elaborado el informe.

El informe del Movilh contabilizó 6 asesinatos, 132 agresiones físicas o verbales cometidas por civiles, 16 abusos policiacos, 110 casos de discriminación laboral y 33 casos de discriminación en las instituciones de educación, informa el sitio web de noticias El Mostrador.

El documento también da cuenta de 60 campañas de odio, 379 casos de marginación institucional, 64 exclusiones en el espacio público o privado, 253 casos de homofobia o transfobia comunitaria (por parte de familiares, amigos/as, vecinos/as), 209 discursos “que incitan a la violencia” y 4 casos de discriminación en la cultura, medios de comunicación o espectáculos.

Respecto al año anterior, la organización civil documentó que las “declaraciones homo/transfóbicas” aumentaron 208%, la “marginación en los espacios públicos o privados” creció en 106.4%, las “movilizaciones de odio” en un 93.5%. Asimismo, las “agresiones físicas o verbales perpetradas por civiles” aumentaron en 80.8%, “la discriminación comunitaria” en 51.4%, la discriminación laboral en 50% y los asesinatos en 20%.

La población más afectada por todos estos abusos fue la de hombres gays (26%), seguida de las mujeres lesbianas (15%) y las mujeres y hombres trans (11%), mientras que el 48% se considera que afectó a toda la población LGBTQ en conjunto.

El Movilh afirma también que “el gobierno fue débil en materia de condena pública” a las violaciones de derechos humanos de esta población, sin embargo, algunos sectores del gobierno presentaron avances. Tal es el caso del apoyo jurídico y psicológico que la Subsecretaría de Prevención del Delito brindó a las víctimas de la homo/transfobia. Sumado a esto, se fortaleció la coordinación entre las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud (Seremis) y las organizaciones LGBTQ para hacer frente al VIH.