Cada vez más mujeres embarazadas con VIH consideran amamantar

Cada vez más mujeres embarazadas con VIH consideran amamantar

A diferencia de hace nueve años, las mujeres que viven con VIH y que están embarazadas tienen 13 veces más probabilidades de hablar con sus médicos acerca de la lactancia materna.

En 2016, la Organización Mundial de la Salud declaró que las mujeres que viven con VIH pueden optar por la lactancia materna, principalmente en países de ingresos bajos en donde los recursos para alimentar a los bebés son limitados debido, entre otros factores, a la falta de acceso al agua potable.

Sin embargo, los países desarrollados que no enfrentan estas carencias siguen recomendando la alimentación artificial para los recién nacidos, pues si bien es cierto que actualmente está demostrado que las personas con VIH que tienen una carga viral indetectable no pueden transmitir la infección a sus parejas sexuales, no hay evidencia suficiente para extrapolar esto a la lactancia materna.

Un grupo de investigadores alemanes se propuso indagar más sobre este tema, según lo reporta el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH). Para ello, realizaron una investigación, entre noviembre de 2018 y julio de 2020, revisando historiales médicos que databan desde 2009, con el fin de identificar si durante las conversaciones que las mujeres con VIH tuvieron con sus médicos se había hablado de la lactancia.

Las 42 mujeres participantes habían acudido a 20 clínicas de toda Alemania, y el 82% de ellas provenía de algún país del África Subsahariana. La mayoría de ellas (93%) contaba con buena salud. Todas estaban tomando tratamiento antirretroviral, excepto una, que era controladora de élite, es decir, mantenía la infección controlada sin necesidad de medicamentos, una condición muy rara que todavía está en estudio.

Los investigadores observaron que las conversaciones sobre lactancia materna fueron siendo más frecuentes a través del tiempo: mientras que sólo una mujer habló sobre el tema en 2009, 13 mujeres lo habían hecho nueve años después.

La mayoría de las mujeres que hablaron sobre lactancia (93%) lo hicieron antes del parto, y finalmente, el 58% alimentó a su bebé con lactancia materna exclusivamente. Hubo dos mujeres que experimentaron rebote viral, y ambas decidieron dejar de amamantar a sus bebés en cuanto se enteraron de que su carga viral no estaba indetectable.Aunque el estudio no encontró datos sobre si los bebés de estas mujeres se infectaron con VIH, Alemania no ha reportado casos de transmisión perinatal durante el periodo del estudio. Sobre el tema, los investigadores destacan la necesidad creciente de normalizar la lactancia en el contexto del VIH y el embarazo, dado que cada vez más mujeres optan por ese tipo de alimentación.