¿Cómo compartir juguetes sexuales de forma más segura?

Muchas veces se insiste en que como personas adultas, no se debe dejar de jugar nunca. Esto es válido para muchas áreas de la vida (rondas de póker, equipos de fútbol, videojuegos) y la sexualidad no puede ser la excepción.

El tabú hacia los juguetes sexuales se ha ido atenuando. Si bien muchos de ellos se disfrutan en solitario, también es cierto que cada vez más parejas incorporan a su vida sexual el uso de herramientas variadas, que pueden darle otra perspectiva al erotismo.

Pero a veces, tanta diversión hace perder de vista que los juguetes sexuales también pueden ser un vehículo para las infecciones de transmisión sexual (ITS). Es muy importante tratarlos con cuidado, ya sea cuando se usen con una pareja estable o con una o más parejas ocasionales.

Para atesorar sólo los buenos momentos vividos con estos juguetes, puedes seguir estos cinco pasos que aconseja la educadora sexual Gigi Engle, del portal Thebody.com :

1) Verifica los materiales: Es importante verificar que los juguetes que compras están elaborados con materiales seguros para usarlos en partes tan delicadas como los genitales. Una cualidad especialmente importante es la porosidad del material, mientras más poroso sea, más probabilidades hay de que aloje bacterias y esto lo haga muy difícil de sanitizar. Es mejor comprar juguetes hechos de silicón de grado médico, plástico ABS, vidrio, metal (como acero inoxidable) o incluso madera.

2) Sanitiza tus juguetes después de cada uso: Ya sea que los uses solo o con otras personas, sanitiza tus juguetes luego de usarlos. La mejor forma de limpiarlos dependerá del material y de las instrucciones del fabricante. En la mayoría de los casos, el agua tibia y un jabón suave serán suficientes. En algunas tiendas especializadas en sexo incluso se pueden conseguir limpiadores especiales para este tipo de artefactos.

3) Ten cuidado de dónde pones tus juguetes (en tu cuerpo): La industria de la pornografía con frecuencia hace pensar que el pasar de la penetración a anal a la vaginal no tiene problema alguno, pero no es para nada el caso. No se debe cambiar de lugar un juguete entre la boca, la vagina y el ano sin sanitizarlo entre cada punto, pues las bacterias anales pueden generar infecciones en cualquier otra mucosa con la que entren en contacto (aun siendo de la misma persona)

4) Usa condón con tus juguetes: Siempre que uses juguetes que se introduzcan, por ejemplo, en el ano o la vagina, y lo uses con una o más personas, ponles un condón. Es una forma muy sencilla de evitar transmitir virus o bacterias de una persona a otra, y no afecta las funciones del juguete, como la vibración. Se debe cambiar el condón cada vez que el juguete cambie de una persona a otra; eso te librará de la transmisión de ITS y también evitará interrumpir la sesión para sanitizar el artefacto cada vez.

5) Hazte pruebas de ITS: Sin importar cuántas parejas sexuales tengas, es importante hacerse pruebas de ITS periódicamente para estar al tanto de tu propia salud. En caso de resultar positivo a alguna de ellas, podrás tomar las acciones necesarias.

En AHF Panamá ofrecemos pruebas de VIH y condones gratis para que disfrutes tu sexualidad al máximo. Haz una cita hoy.