El amor entre mujeres existe (y el sexo también)

El amor entre mujeres existe (y el sexo también)

Los estereotipos sobre lo que se espera de las mujeres están todavía muy arraigados la región latinoamericana. No solamente dictan cómo ellas debieran comportarse, sino también con quién deberían relacionarse o a quiénes deberían amar (es decir, a los hombres). Pero el amor romántico entre mujeres es una realidad, como lo ha sido durante siglos y siglos en la historia.

Es por eso que cada 26 de abril se conmemora el Día de la Visibilidad Lésbica, una fecha que se propuso en España en 2008, con el fin de exigir igualdad de derechos para las mujeres lesbianas de todo el mundo.

Mujeres de todos los colores

Las lesbianas son tan diversas como cualquier grupo de la población. Mientras que el estereotipo más difundido las definiría como mujeres “masculinas” o mujeres que “quieren ser como hombres”, la realidad es que ellas están en todos los ámbitos y se expresan en diferentes formas.

Hay lesbianas indígenas, afrodescendientes, mestizas, con dinero, sin él, con estudios o sin haber tenido acceso a ellos. Con hijos y sin hijos, jóvenes y maduras, todas ellas buscan respeto y dignidad para sus vidas y las de sus familias.

Desde la ganadora del Balón de Oro, la estadounidense Megan Rapinoe, o las actrices de Hollywood Cynthia Nixon, Jodie Foster y Michelle Rodríguez (por mencionar algunas), hasta la ex Primera Ministra de Islandia, Jóhanna Sigurðardóttir, quien en 2009 se convirtió en la primera gobernante abiertamente lesbiana del planeta, muchas mujeres viven con orgullo su orientación sexual.

Prevención, también para ellas

Y para que puedan vivir su vida sexual de manera libre y segura, también es importante que las mujeres lesbianas tengan acceso a información y herramientas de protección contra infecciones de transmisión sexual (ITS).

Los mismos prejuicios sobre la sexualidad entre mujeres podrían hacer pensar (incluso a ellas mismas) que no están en riesgo de infecciones, pero no hay nada más lejos de la realidad. El contacto entre la boca y la vulva, las manos y la vulva o entre vulvas puede transmitir ITS, como la bacteria que causa la tricomoniasis o el Virus del Papiloma Humano, que se aloja no sólo en las mucosas sino también en la piel alrededor de la vagina.

Incluso el VIH podría llegar a transmitirse si en las prácticas sexuales se involucra sangre o penetración con juguetes o dedos, aunque se ha estudiado muy poco sobre la transmisión de este virus entre dos mujeres, por lo que no hay cifras confiables sobre el riesgo real.

Lo que sí hay que tener muy claro es que el simple hecho de ser lesbiana, es decir, la sola identidad, no excluye a la mujer del riesgo de tener VIH. Una lesbiana podría haber tenido relaciones sexuales con hombres (deseadas o, incluso, forzadas) o podría usar drogas inyectables. Así, lo mejor es que cada una acuda a consulta médica regularmente para asegurarse de que todo está bien con su salud.

Si eres lesbiana o tienes prácticas sexuales con otras mujeres, puedes protegerte usando métodos de barrera, tales como los campos de látex, que se pueden hacer a partir de un condón común, cortándolo en la punta y abriéndolo hasta formar un rectángulo. Estos campos se usan para cubrir la vulva o la zona anal y poder estimularlas sin contacto con la piel o los fluidos de la otra persona.

Si se usan y comparten juguetes sexuales, es importante colocarles un condón para cada persona involucrada en el sexo. Además, los condones pueden usarse para cubrir los dedos en una penetración vaginal o anal, aunque también existen dedales de látex que cumplen esa función, o bien, se pueden usar guantes de los de uso médico.

Este Día de la Visibilidad Lésbica es importante reconocer y respetar el amor (y el sexo) entre mujeres, sólo así podremos construir una sociedad más incluyente.

Recuerda que en AHF América Latina y el Caribe no juzgamos tu orientación sexual. Si quieres hacerte una prueba de VIH gratis o necesitas condones sin costo, acércate a nuestras oficinas, estamos en 11 países de la región.