El condón: ¿cuáles son tus razones para no usarlo?

La aparición del VIH puso al condón en el centro del radar. La epidemia, identificada en 1981, obligó al mundo a hablar de lo que tanto tiempo había evadido: las relaciones sexuales. Una vez que se reconoció que la sexualidad humana existía y se manifestaba a pesar de las normas morales y sociales, hubo que reconocer que la única forma de contener el avance del VIH era poniéndole, literalmente, una barrera: el condón.

De esta manera, las personas llevan casi 40 años leyendo, viendo y escuchando que el condón es lo que mejor las protegerá del VIH y otras infecciones sexuales. Su utilización se enseña en las escuelas (en diversos niveles, según los criterios de cada sociedad), en campañas que se cuentan por cientos, e incluso hoy, con el uso del internet, cualquiera puede encontrar las ventajas, implicaciones, materiales y variedades del condón con solo un par de clics. 

¿Por qué, entonces, la gente sigue sin usarlo?

Y el decir “usarlo” no se refiere a “algunas veces”, se refiere a tenerlo presente como un hábito, ya sea con personas conocidas o desconocidas, en situaciones planeadas o imprevistas. Eso, la constancia, es lo verdaderamente difícil.

Esta problemática se ha estudiado ampliamente alrededor de las estrategias para prevenir el VIH: los conocimientos son necesarios, pero no suficientes para producir un cambio en la conducta. Y las dificultades para el verdadero cambio pueden venir de muchas fuentes, entre ellas las creencias, los hábitos, las emociones, la personalidad individual, el contexto social, etcétera.

Algunos datos

Un estudio realizado en la ciudad de Chiclayo, Perú, identificó razones por las que hombres y mujeres adolescentes y jóvenes no usaban el condón. Los motivos variaron según el género, pero todos ellos, sumados, reflejan los factores que impiden que las personas se protejan.

Por ejemplo, las mujeres dijeron que no usaban condón (en este orden) porque: 

1) Se pierde el romanticismo. 

2) Interfiere con la relación sexual. 

3) Usan otro método anticonceptivo.  

4) Se sienten invulnerables. 

Esta lista creció hasta 12 razones para no utilizar el preservativo.

Para los hombres, el actuar se basaba en: 

1) Falta de disponibilidad de condones en el momento. 

2) Se siente menos placer. 

3) Tiene una relación estable con esa pareja. 

4) Falta de comunicación sobre el tema. 

5) Interfiere con la relación sexual. 

Para ellos, eran 13 en total las razones para no usar condón.

En tu caso ¿cuál es la razón para no usarlo? 

Es muy probable que coincida con alguna de las mencionadas arriba. El reto es superar todas esas creencias y anteponer la salud, no sólo la tuya propia, sino también la de tu pareja.

 

En AHF y nuestros centros aliados tenemos condones y lubricantes gratuitos para que disfrutes tu sexualidad plena, sin preocupaciones y de forma segura. Ubica un centro cerca de ti y ven a recoger un paquete.