El mundo renueva su compromiso en respuesta al VIH y el sida

El mundo renueva su compromiso en respuesta al VIH y el sida

Los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se plantearon una serie de ambiciosas metas para disminuir el impacto del VIH y el sida en el mundo para 2025. Las medidas propuestas buscan reducir el número de nuevas infecciones por VIH a menos de 370 mil al año y disminuir el número de muertes a 250 mil al año.

Congregados el pasado 8 de junio en la Reunión de Alto Nivel sobre el Sida de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los 193 países integrantes firmaron una declaración política que es un llamado a los gobiernos a que brinden recursos para que el 95% de las personas en alto riesgo de contraer el VIH tengan acceso a opciones de prevención.

De igual forma, se mantienen los objetivos de que el 95% de las personas que viven con VIH lo sepan, que el 95% de las personas diagnosticadas reciban tratamiento antirretroviral, y que el 95% de las personas que estén en tratamiento alcancen una carga viral suprimida o indetectable, es decir, una cantidad de virus en sangre que es tan pequeña que las pruebas comunes no pueden detectarla, lo cual indica que la infección está controlada.

La declaración expresa preocupación por el hecho de que poblaciones clave como los hombres que tienen sexo con hombres, las personas que se inyectan drogas, las y los trabajadores sexuales, las personas transgénero y las personas privadas de la libertad tienen más riesgo de estar expuestas al VIH. Además de esto, enfrentan violencia, estigma y discriminación, y leyes que obstaculizan su acceso a servicios.

Por esto, los Estados miembros acordaron como objetivo el garantizar que, para 2025, menos de 10% de los países tengan leyes restrictivas que limiten el acceso a los servicios. También se comprometieron a garantizar que menos del 10% de las personas con VIH o afectadas por el virus sufran estigmatización y discriminación. Para esto último plantean aprovechar, entre otros recursos, el conocimiento de que indetectable = intransmisible, es decir, que las personas con carga viral indetectable no pueden transmitir el virus.

Los países se comprometieron también a garantizar que todas las mujeres puedan ejercer su derecho a la sexualidad, incluida la salud sexual y reproductiva, libres de coacción, discriminación y violencia.

Pero para alcanzar todas estas metas es necesario invertir recursos. Por ello, el compromiso es destinar 29 mil millones de dólares anuales para 2025 en países de ingresos bajos y medios. De ellos, 3 mil 100 millones deben destinarse a la protección de los derechos humanos, la reducción del estigma y la discriminación y la reforma legal.

Finalmente, los países de la ONU se comprometieron a aprovechar los 25 años de experiencia del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), y a financiarlo íntegramente para que pueda seguir liderando la estrategia mundial contra esta pandemia.