En el sexo, juega con seguridad

En el sexo, juega con seguridad

En pleno siglo XXI, los juguetes sexuales han dejado de ser un tabú para convertirse en una parte importante de la vida erótica de las personas solteras y también de las parejas. La oferta actual es muy amplia, tanto en tiendas físicas con empleados cada vez más capacitados, como en tiendas en línea, donde es más fácil proteger el anonimato cuando así se desea.

Juguetes inteligentes

Del mismo modo, los juguetes de última generación involucran toda la tecnología de la que es capaz la industria: los materiales son más “realistas”, los dispositivos son más sofisticados y pueden controlarse a través de aplicaciones para el teléfono celular, los artículos invierten más en su diseño y han incorporado algunas líneas elegantes y glamorosas que dejan a un lado el estilo “anatómico” de algunos artículos de finales del siglo pasado.

Los juguetes son, pues, cada vez más divertidos y también se han vuelto un artículo en el que vale la pena invertir, y como tal, hay que darles buen mantenimiento. Para ello, es necesario poner atención en dos cosas: primero, la limpieza adecuada y segundo, la seguridad al utilizarlos.

Cómo elegir un juguete sexual seguro

Debido al mercado de imitaciones o de productores no regulados, los materiales con los que se elaboran no son siempre seguros para usar en las delicadas áreas genitales. No hay que olvidar que tanto la vagina como el ano están integrados por mucosas, que además de ser físicamente más frágiles que la piel, también son capaces de absorber sustancias. Por esto, si se introduce en ellos un material sintético que no tenga el grado médico requerido para su uso en estas áreas, puede causar irritaciones o reacciones adversas.

Los artículos gelatinosos son populares, al igual que el látex. El plástico es a menudo el material de referencia porque es maleable o el PVC. El principal problema con estos materiales es que tienden a ser porosos, lo que significa que tienen agujeros pequeños e imperceptibles en ellos. Haciendo que sean muy difíciles de limpiar, por lo que retienen desechos, suciedad, células de la piel, bacterias e incluso residuos del juego. Aun si lavas bien tus juguetes entre usos, las cosas todavía se quedan ahí. Como resultado, corres el riesgo de contraer infecciones bacterianas o peor aún, puedes una ITS.

Otro problema es que estos materiales a menudo tienen ftalatos, un químico tóxico, que puede conducir a discapacidades congénitas, ciertos tipos de cáncer e infertilidad. Por último, aléjate de las fragancias y colorantes. Aunque pueden ser muy tentadores, recuerda que algunas pinturas pueden contener plomo y algunas fragancias irritan tus zonas íntimas o el ano. 

Para elegir un juguete sexual seguro, así como eliges cualquier artículo, debes leer la etiqueta en busca de materiales tóxicos. La recomendación son los juguetes sexuales de silicona, ya que puede ser firme o suave, el material es fácil de limpiar y los juguetes en sí son de alta calidad. 

El plástico duro es otra opción increíble, siempre y cuando no contengan ftalatos. Algunas personas prefieren el acero inoxidable, que es elegante y no tóxico. Otros incluso recurren a juguetes sexuales de vidrio. El vidrio es un material sorprendentemente duradero. La mejor parte es que estos materiales son hipoalergénicos, lo que disminuye el riesgo de alergias e irritaciones. Tampoco son porosos, por lo que no absorberán bacterias ni se descompondrán con el tiempo.

Recomendaciones

Además de elegir un material seguro, recuerda que compartir los juguetes con otras personas puede generar riesgos. Es verdad que el juego erótico puede llegar a dejar de lado las precauciones, pero es mejor tenerlas identificadas para evitar futuras complicaciones. Por ejemplo, es importante colocar un condón a los dildos cuando se están compartiendo, y cambiarlo tantas veces como personas lo vayan a utilizar en una misma sesión. Si sólo una persona lo usa, bastará con lavarlo después de cada utilización y así se mantendrá libre de bacterias u otros gérmenes. Tampoco olvides utilizar lubricantes a base de agua. 

Cómo mantenerlos limpios

Con excepción de las partes electrónicas, que no deberían mojarse a menos que el instructivo indique lo contrario, todos los juguetes sexuales deben poderse limpiar con agua y jabón suave, aunque también ya hay disponibles jabones especiales para esos materiales. Conservando una buena higiene se conservará también la salud sexual de todas las personas en el juego.

Recuerda que  en AHF América Latina y El Caribe ofrecemos condones y lubricantes gratuitos en todos nuestros centros y aliados. Ubica un centro cercano a tu país o ciudad de residencia y recoge tu paquete.