Infecciones sexuales: más allá de la penetración

Infecciones sexuales: más allá de la penetración

Cuando hablamos de relaciones sexuales, todo tiende a girar alrededor del pene. Si hay un pene erecto, entonces hay una penetración, y si hay una penetración, entonces hay una relación sexual, parece pensar la mayoría de la gente. Incluso hay ciertas creencias de que si la penetración no se realiza entre un pene y una vagina, entonces no cuenta como sexo. 

Pero la realidad es que la actividad sexual va mucho más allá de la penetración, y por consecuencia, hay otras prácticas además del coito por las que podrías adquirir una infección de transmisión sexual (ITS). Así que pon atención y toma las precauciones necesarias para no poner en juego tu salud.

Información es poder

Lo más importante es que tengas información veraz y científica acerca de las ITS para que así puedas protegerte de ellas correctamente. Los mitos y los prejuicios no hacen más que poner obstáculos a la seguridad y a la salud, por lo que es necesario derribarlos.

Primero, ten en mente que las ITS no sólo se encuentran dentro de los agujeros de tu cuerpo, es decir, en el fondo de la vagina, el ano o la boca. Los microorganismos que causan estas infecciones pueden estar presentes también en la piel o en los fluidos corporales. Es así que algunas infecciones pueden pasar de una persona a otra por estas vías. 

En palabras más claras, esto significa que si hay roce entre el pene y los labios vaginales, y más aún, si en ese roce hay lubricación vaginal o líquido preeyaculatorio, esto podría dar lugar a una transmisión.

Pero no hay que entrar en pánico, no todas las ITS se pueden transmitir de esta forma, así que hay que analizar cada caso en particular. 

Por ejemplo, el virus del papiloma humano (VPH) es un virus no sistémico, es decir, al llegar al cuerpo no se extiende por todo el organismo, sino que se queda en el sitio que lo recibió. Es por ello que, si está alojado en el exterior del ano, puede pasar de ahí al pene, a los dedos o a la boca si tienen contacto con esa zona del cuerpo.

Por otro lado, la sífilis es una infección sistémica, donde la bacteria llamada Treponema pallidum afecta a diferentes órganos conforme avanza por el cuerpo. Sus consecuencias pueden ir desde anemia y coloración amarillenta de la piel y las mucosas (ictericia) hasta meningitis, es decir, la inflamación de las membranas que rodean al cerebro, provocando con esto ceguera, convulsiones o retraso psicomotor.

Las apariencias engañan

Las diversas ITS pueden o no causar lesiones en la piel, y éstas pueden tener una duración diferente en cada caso. Además, algunas lesiones son más “aparatosas” que otras y en ciertos casos incluso desaparecen por sí solas, sin tratamiento, lo que puede dar la falsa idea de que el problema de salud desapareció.

Es así que puedes estar a punto de tener una relación sexual con alguien que tiene el virus del herpes genital, pero que en ese momento no presenta ninguna lesión. En este caso, cualquier contacto entre la piel, las mucosas, la boca o las manos puede transmitir el herpes.

En otros casos, como el de la gonorrea, la bacteria que la causa puede estar alojada en las mucosas, como la vagina o la uretra, y pasar días o meses sin producir ningún síntoma. Cuando se presenta, el signo más visible de esta ITS es una secreción espesa, turbia o con sangre que emana del pene o de la vagina.

Dejando de un lado todos estos posibles signos de alarma, seamos sinceros: ¿realmente te pondrías a examinar los genitales de tu pareja en busca de alguna infección? Es poco probable, y menos aún si hablamos de prácticas que no necesariamente consideramos sexo, como la masturbación mutua, el roce de genitales o el propio sexo oral.

Recuerda que para reducir al mínimo los riesgos de adquirir una ITS (incluido el VIH), lo mejor es usar condón de principio a fin en tus relaciones sexuales. Incluso puedes usar uno cortado a lo largo para hacer una barrera que cubra el área donde planeas hacer sexo oral o estimularla manualmente.

Por otro lado, si ya tuviste sexo sin protección y quieres hacerte una prueba de VIH gratis, en AHF América Latina y el Caribe las realizamos. Localiza nuestra oficina más cercana en tu país o escríbenos por Whatsapp.