La COVID-19 impactó la atención de VIH, tuberculosis y malaria en 2020

La COVID-19 impactó la atención de VIH, tuberculosis y malaria en 2020

Este 2021 se cumplen 20 años de la creación del Fondo Mundial para la respuesta al SIDA, la tuberculosis y la malaria, un organismo de movilización de recursos económicos para acabar con el VIH, la tuberculosis y la malaria en el planeta.

Cada año, el Fondo Mundial moviliza unos 4 mil millones de dólares para financiar programas operados por expertos locales en más de 100 países. Pero este año, a causa de la pandemia de COVID-19, por primera vez en su historia ha registrado resultados negativos en algunos de sus objetivos.

Cabe recordar que hasta antes del SARS-CoV-2, la tuberculosis era la enfermedad infecciosa más letal en el mundo, además de que está estrechamente relacionada con el VIH, pues es la principal causa de muerte entre personas con este virus a nivel global.

Según su Informe de Resultados 2021, el Fondo Mundial registró que el número de personas en tratamiento para tuberculosis resistente a fármacos disminuyó 19% durante 2020, y la cantidad de aquellos en tratamiento para tuberculosos ampliamente resistentes cayó todavía más, un 37%. Al mismo tiempo, la cifra de personas con VIH y tuberculosis que tomaban tratamientos para ambas infecciones bajó 16%.

Recursos destinados a la emergencia

Ante la emergencia mundial derivada de la COVID-19, el Fondo Mundial destinó 980 millones de dólares para responder a la nueva pandemia. Según afirmó el organismo en un comunicado, en 2020 reaccionó de manera “rápida y determinada” para evitar que el impacto negativo en sus objetivos fuera mayor.

Así, además de los 4 mil 200 millones de dólares con los que inició el año, el fondo se movilizó para entregar otros 3 mil 300 millones en 100 países para adaptar programas de VIH, tuberculosis y malaria que brindan pruebas esenciales, suministros médicos y tratamiento, así como para proteger a trabajadores de primera línea y tratar de reforzar los sistemas de salud más frágiles.

También hay buenas noticias

A pesar del enorme reto que representó el 2020, las inversiones del Fondo Mundial también rindieron buenos frutos, como el incremento de 8.8% en el número de personas que reciben tratamiento antirretroviral y las 8.7 millones de personas que tuvieron acceso a servicios de prevención del VIH.

“Juntos hemos logrado cambiar la trayectoria del VIH, la tuberculosis y la malaria”, expresó el director ejecutivo del organismo, Peter Sands, “y estamos decididos a seguir haciéndolo. Si seguimos innovando y colaborando –a nivel nacional, global y local– podemos terminar con el VIH, la tuberculosis y la malaria, vencer a la COVID-19 y construir una fundación mucho más fuerte de preparación y respuesta frente a las pandemias”.

En AHF América Latina y el Caribe trabajamos para lograr un mundo sin sida. Conoce nuestros servicios gratuitos, como pruebas de VIH y entrega de condones. Encuentra la oficina más cercana en tu país.