Las enfermedades reumáticas pueden afectar tu vida con el VIH

Las enfermedades reumáticas pueden afectar tu vida con el VIH

Las enfermedades reumáticas son un conjunto de trastornos que afectan principalmente los huesos, tendones, ligamentos, articulaciones y músculos, es decir, el sistema óseo y muscular, encargado de la movilidad del cuerpo.

Para las personas que viven con VIH, las enfermedades reumáticas se presentan de una manera específica, ya sea ocasionadas por la propia infección o por los tratamientos antirretrovirales, sobre todo aquellos que incluyen medicamentos de las viejas generaciones.

Consecuencias del VIH

Cabe destacar que los signos de que hay una enfermedad reumática pueden aparecer incluso antes de que se detecte el VIH, sin embargo, no todas las enfermedades reumáticas indican que la persona tiene el VIH.

Entre las enfermedades de este tipo que se pueden ver favorecidas por la infección están el dolor articular, la artritis, el dolor muscular, la debilidad y el cansancio, indica el sitio web del Colegio Americano de Reumatología

Además, hay que saber que cuando se tiene artritis y VIH, pueden ser más frecuentes las manifestaciones fuera de las articulaciones, tales como la uveítis, que es una inflamación de los ojos.

Una característica de las enfermedades reumáticas es que producen dolor e inflamación en las articulaciones, los tejidos blandos alrededor de ellas o en los músculos, y se llegan a presentar hasta en 5% de las personas que han sido diagnosticadas con VIH.

Enfermedades reumáticas relacionadas

Con menos frecuencia que las anteriores, también se pueden presentar en personas con VIH:

  • Infecciones en articulaciones, músculos y huesos
  • Artritis psoriásica
  • Artritis reactiva
  • Inflamación muscular (polimiositis)
  • Fibromialgia
  • Inflamación de los vasos sanguíneos

Todas estas afecciones son causadas por los estragos del VIH en el cuerpo de una persona que no toma tratamiento, pero hay que saber que también los propios medicamentos antirretrovirales pueden causar problemas en el sistema músculo-esquelético.

Consecuencias del tratamiento ARV

El tratamiento antirretroviral puede facilitar la aparición de enfermedades reumáticas tales como:

  • Artritis gotosa
  • Tenosinovitis (inflamación del recubrimiento de un tendón)
  • Osteonecrosis
  • Osteoporosis

Por fortuna, los fármacos que se relacionaban con estas consecuencias ya no están recomendados de inicio para las personas con el VIH, por lo que no hay que preocuparse de que las enfermedades reumáticas mencionadas se presenten en las personas con VIH que actualmente reciben tratamiento.

Paradójicamente, también el éxito del tratamiento antirretroviral puede causar una reacción inflamatoria importante, llamado síndrome inflamatorio de reconstitución, durante el cual, los linfocitos T CD4 se recuperan como sistema de defensa del cuerpo.

Si sientes cualquier malestar importante en tus huesos, articulaciones o músculos, es mejor que plantees tu duda con tu equipo de salud, que diseñará el camino para manejar el problema.

Recuerda que también otros virus o bacterias pueden ocasionar problemas reumáticos, de manera que si vives con VIH y tienes alguna otra infección simultánea, ésta es la que podría estar causando el problema.

Diagnóstico y tratamiento

El uso adecuado del tratamiento antirretroviral ha disminuido notablemente la frecuencia de enfermedad reumática entre personas con VIH, ya que, además de bloquear los efectos negativos del propio virus, también se ha observado que, si se presentan tales enfermedades, éstas son menos graves.

Los tratamientos comunes con medicamentos para el dolor y antiinflamatorios parecen ser suficientes para controlar eficazmente los problemas reumáticos, incluyendo la hinchazón, el dolor y la fiebre.

Sin embargo, en los casos en que no hay mejoría con esos tratamientos estándar, sería necesario hacer una consulta con el servicio de VIH para saber si será necesario inhibir el sistema inmunológico y así controlar la enfermedad. A esto se podrían sumar las terapias físicas de rehabilitación con el fin de preservar la funcionalidad.

Ahora ya lo sabes, cuídate de las enfermedades reumáticas para vivir una vida con VIH más plena y saludable.

Si tú o alguien que conoces vives con VIH y por cualquier razón no ha comenzado su tratamiento antirretroviral, acércate a AHF y con gusto te acompañaremos. Localiza nuestra oficina más cercana en tu país o escríbenos por Whatsapp.