Mitos y Realidad sobre la Sífilis

Recientemente llegó a los sistemas de streaming una serie basada en la exitosa saga de Caleb Carr, que se publicó por primera vez a principios de los noventa. Si bien la historia está basada en hechos reales y fue aclamada por la critica, también ha sido sujeta a escrutinio, ya que trata temas muy delicados como el abuso sexual, violencia, trabajo sexual en menores de edad, migración y especialmente la sífilis. 

Como se menciona en la serie, la sífilis efectivamente es una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más antiguas en el mundo. Se cree que fue Cristóbal Colón el que la trajo al Nuevo Mundo desde Europa en 1493. Sin embargo, es la ITS con el peor de los estigmas, ya que, en aquel entonces fue igual de letal que la peste bubónica y con síntomas igualmente dolorosos y repulsivos. 

La sífilis también era considerada una enfermedad “extranjera” ya que eran los soldados y marineros que visitaban prostíbulos en diferentes países y puertos, los encargados de esparcirla por el mundo. También recibió varios nombres a lo largo de la historia como: “enfermedad francesa”, “enfermedad de cupido”, “viruela sexual”, entre otras. Motivo por el cual ha sido sujeta a burlas y malas interpretaciones a lo largo del cine, la literatura y el arte. Por lo que en este artículo, te presentamos información general y verídica sobre esta ITS. 

Si necesitas más información o realizarte una prueba, consulta nuestro directorio de clínicas y Wellness Center para conocer dónde se ofrece el servicio y obtener atención personalizada.

Qué es la sífilis

La sífilis es una ITS causada por un tipo de bacteria conocida como Treponema pallidum. En 2016, se reportaron más de 88,000 casos en los Estados Unidos, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. La tasa de mujeres con sífilis ha disminuido, pero la tasa entre hombres, en particular los hombres que tienen sexo con hombres, ha aumentado.

Cómo se transmite

La sífilis solo se transmite por contacto directo con las llagas o chancros sifilíticos. Normalmente esto ocurre durante el sexo anal, vaginal u oral. También puede transmitirse de una madre infectada a su feto.

Es importante romper un mito: no se puede transmitir compartiendo el baño. Pese a que es muy contagiosa, puedes usar el mismo excusado que una persona con sífilis y no te vas a contagiar. Tampoco te contagias si usas su ropa o comparten utensilios. Esto es porque la bacteria no puede sobrevivir fuera del cuerpo ni en este tipo de superficies por mucho tiempo. 

Cómo se ve 

La sífilis se divide en 4 etapas con diferentes signos y síntomas: 

  1. Primaria: generalmente sale una llaga o llagas en el sitio original de la infección. Estas llagas ocurren alrededor de los genitales, ano o recto, o dentro o alrededor de la boca. Suelen ser (pero no siempre) firmes, redondas e indoloras. Normalmente aparecen de 10 a 90 días después del contacto sexual y duran de 2 a 6 semanas. 
  2. Secundaria: los síntomas incluyen erupción cutánea, inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre. Los signos y síntomas pueden ser leves y es posible que no se noten o se confundan con alguna otra condición, es por eso que a la sífilis también se le conocía en el pasado como “la gran imitadora”. 
  3. Latente: durante esta etapa no hay signos ni síntomas. Es muy peligroso porque las personas creen que ya se curaron o ya pasó, pero realmente la bacteria continúa viviendo en el cuerpo. 
  4. Terciaria: esta etapa está asociada con problemas médicos graves, como ceguera, sordera, pérdida de memoria, destrucción de tejidos blandos y huesos; trastornos neurológicos como accidente cerebrovascular o meningitis; cardiopatía y neurosífilis, que es una infección del cerebro o la médula espinal.

Un mito importante de romper es que la sífilis no te deforma ni te convierte en un monstruo como lo retratan en algunas películas y novelas. Se cree que esto ocurría porque en el pasado (siglos XVII, XVIII y XIX) la gente vivía en condiciones de poca higiene, sin drenaje, agua potable o servicios básicos. Motivo por el cual, una llaga o cualquier herida llegaba a infectarse al grado de ser muy dolorosa y repulsiva. Cosa que no es tan común, ahora. 

Cómo se diagnostica

La mayoría de las veces, se usa una muestra de sangre. Aunque algunos doctores pueden utilizar el líquido de las llagas, para determinar si se trata de una úlcera causada por la bacteria de la sífilis.

Quién tiene mayor riesgo

Cualquier persona sexualmente activa puede contraer sífilis a través del sexo vaginal, anal u oral sin protección. Especialmente si tienes múltiples parejas (y alguna ya ha dado positivo) o vives con VIH, es importante hacerte una prueba y tener sexo siempre con condón. 

Tratamiento y cura

La buena noticia es que la sífilis es tratable y curable. Si estás en las primeras etapas, el médico puede prescribir penicilina o algún otro antibiótico. Así como tratamiento para el dolor y la incomodidad. Si ya te encuentras en etapas más avanzadas de la infección, sigue siendo tratable y debes acudir, de inmediato, al médico. 

Prevención

Tener sífilis una vez no te protege de contraerla nuevamente. Incluso después de haber sido tratado con éxito, aún puedes volver a infectarte.

La mejor forma de prevenir la sífilis es practicar sexo con protección. Usa condón durante cualquier tipo de contacto sexual. Además, puede resultar útil:

  • Usar un protector dental (una pieza cuadrada de látex) o condones durante el sexo oral.
  • Evita compartir juguetes sexuales.
  • Hazte un examen de detección de ITS y habla con tus parejas sobre los resultados.
  • La sífilis también se puede transmitir a través de agujas. Evita compartirlas si usas drogas inyectables.

Si tienes dudas o necesitas asesoría acerca de síntomas de sífilis u otras ITS, contacta al equipo de AHF, quienes te asesorarán gratuitamente.

***Información obtenida de: