Seis cosas que no deberías decirle a alguien que vive con VIH

Seis cosas que no deberías decirle a alguien que vive con VIH

Lo que hace 35 años era casi impensable, hoy se ha vuelto mucho más común. Hace más de tres décadas, las personas que habían sido diagnosticadas con VIH luchaban por mantener su anonimato.

Ellos y ellas temían no sólo a la muerte física, sino también a la “muerte social”, como la llamó el escritor mexicano Carlos Monsiváis, causada por el sida.

Estos temores son obstáculo para que las personas descubran su diagnóstico ante su familia o seres queridos, pero, por suerte, cada vez hay más personas con VIH aprovechando el alcance de las redes sociales y aceptando públicamente su condición de salud.

Cuidando las palabras

Quizás no conozcas todavía a una persona que vive con VIH, o tal vez no estás muy cercano al tema. En cualquier caso, aquí te proponemos seis frases que no deberías decirle a alguien con VIH. El texto fue escrito por Josh Robbins, un joven con VIH.

  1. ¿Estás limpio?: Preguntar si alguien está “limpio” de VIH (por lo tanto, tener el virus sería estar “sucio”) es poco menos que grosero. Es más, es ofensivo. ¿Cómo podría alguien que vive con VIH aceptar que es así cuando se le está dando un calificativo tan negativo como la “suciedad”? Piénsalo dos veces (y más) antes de utilizar estas palabras, pues puedes acabar con la confianza de la otra persona.
  2. ¿Sabes cómo contrajiste la infección?: No está de más decir que la pregunta ofende debido a que denota una curiosidad que raya en el entrometimiento. “Si nosotros queremos hablar sobre la forma de transmisión, nosotros iniciaremos la conversación”, dice Josh.
  3. ¿Quién te lo transmitió?: Preguntar esto, dice el joven estadounidense, es la forma más fácil de demostrar una falta de modales rampante. Preguntar esto puede desatar emociones dolorosas, ya que tal vez el VIH provino de un acto delictivo, como una violación. O tal vez la persona se avergüenza de la transmisión, o quizás ni siquiera saben quién fue. Pero en el último de los casos, este no es un dato importante.
  4. “…padece VIH”: Según lo que explica Josh, a pesar de que vive con una condición crónica (como ya es considerado el VIH), no debería ser considerado como una persona que padece. Cabe recordar que las personas con VIH que toman su tratamiento de forma correcta pueden vivir una vida larga y plena.
  5. “Lo siento”: Decir “lo siento” cuando alguien nos dice que vive con VIH podría sonar como un apoyo, pero para Josh, quienes viven con el VIH no lo ven así. Peor todavía si la frase se suelta después de haber conocido algunas circunstancias de la transmisión del virus.
  6. “¿Tu pareja es positiva?”: No se debería asumir que la actual pareja de alguien con VIH vive también con el virus. Esto porque una persona con VIH que toma correctamente su tratamiento tiene cero posibilidades de transmitir el virus a una pareja sexual. En todo caso, es inapropiado preguntar sobre la situación de la pareja, pues rebasa los límites de la privacidad.

Pero entonces, ¿qué digo?

Josh recomienda que, en lugar de utilizar estas desatinadas frases mientras alguien nos está contando sobre su estado serológico, lo mejor que podemos hacer es escuchar.

El joven sugiere que, si no estás seguro de plantear una pregunta, detente y piensa en los efectos que tus comentarios pueden provocar. No hables sólo por no callar, considera que lo que digas podría cambiar profundamente tu interacción con esa persona con el VIH.

Y si tienes dudas sobre tu propio diagnóstico de VIH, recuerda que en AHF América Latina y el Caribe realizamos pruebas gratis, además de que tenemos condones sin costo. Acércate a nuestro centro de pruebas en tu país o escríbenos por Whatsapp.