Sexo casual para principiantes

Es verdad que estamos en la época donde tener sexo casual es lo más fácil del mundo. Por un lado, las herramientas de la comunicación permiten contactar a personas con interés similar (o sea, el sexo), ahorrando el tiempo de un flirteo a la antigua. Por el otro, la sociedad actual es mucho más permisiva con los contactos eventuales, por lo que las posibilidades se multiplican.

Esto puede sonar muy natural y hasta obvio para las generaciones de milenial en adelante, pero yendo hacia atrás en los rangos de edad, no necesariamente se sabe todo sobre el sexo en la era de internet. Por eso, nunca está de más recordar el ABC de lo que se debería tomar en cuenta al momento de entablar este tipo de contactos.

¿Qué es el sexo casual?

Para empezar, habría que definir el sexo casual, y establecer primero lo que no es: sexo sin sentido. El sexo puede carecer de sentido incluso dentro de una pareja estable. En realidad, el sexo casual se refiere a una relación sexual sin compromiso, sin objetivos reproductivos y sin afán de establecer un vínculo amoroso.

Sexo casual no es igual a amor

Por esta razón, es importante abordar otra aparente obviedad: el sexo casual no debe sustituir al cariño, a la atención o al amor. Hay veces en las que lo que la persona busca en realidad es esto último, y no la satisfacción sexual, pero está dispuesta a compartir su sexualidad con alguien pensando que va a obtener retribuciones emocionales por ello.

Es necesario asegurarse, pues, de que el motivo para buscar sexo casual es el sexo por sí mismo. Pero no hay que correr. Tampoco se trata de intentar utilizar a la otra persona para satisfacer un deseo sexual, sino más bien de compartir un momento en el que los dos van a obtener un beneficio: el placer.

Siempre con condón

Y para que ese placer sea pleno, no hay como la tranquilidad de la protección para evitar problemas como infecciones de transmisión sexual y/o embarazos no deseados. Para esto, hay dos elementos indispensables. Primero, que el uso de protección se acuerde desde antes del encuentro. Las aplicaciones de contactos eróticos permiten charlar con la potencial pareja. Segundo, que cuando uno vaya a la cita, lleve sus propios medios de protección, así no habrá pretexto para no usarlos porque no están disponibles en la escena.

No abuso y no violencia

Una vez cubierto el posible riesgo de infecciones, hay otro elemento que también forma parte de la seguridad. No se puede negar que al intimar con alguien desconocido, siempre hay un riesgo de sufrir violencia, desde abuso sexual hasta violación o algo más drástico. Para tratar de minimizar este peligro se pueden seguir varios pasos. Uno es citar al contacto en un lugar público, así se puede conocer a la persona de forma más segura. El segundo es informar a una o varias personas de confianza dónde te encuentras en cada momento, si cambias de lugar o si te quedarás a dormir. El tercero es reducir al mínimo el consumo de alcohol o drogas, pues de esta forma podrás reaccionar si algo no está yendo bien (ya sea en lo sexual o en cuanto a la seguridad).

Con estos sencillos pasos, las relaciones sexuales casuales se vuelven más seguras y más disfrutables, y pueden cumplir su objetivo de dar a las partes involucradas la satisfacción que buscan.

En AHF Panamá tenemos condones gratis para ti, para que disfrutes de esos momentos de placer de forma segura, haz tu cita o visitamos.