Sexo oral y VIH: ¿Cuál es el riesgo?

En todo el mundo, la vía más frecuente de transmisión del VIH es la sexual. Más específicamente, el sexo sin protección, es decir, el sexo en el que no se utiliza ninguna barrera (como el condón masculino o femenino).

Sin embargo, no todas las prácticas sexuales implican el mismo nivel de riesgo para transmitir el virus. Todo depende de los fluidos y tejidos involucrados en cada actividad.

Prácticas sexuales riesgosas

La penetración anal, por ejemplo, es la práctica más riesgosa, seguido de la penetración vaginal. En ambos casos hay que considerar que el semen de un hombre con VIH puede contener una alta carga de virus (siempre y cuando ese hombre no esté bajo tratamiento). Además, la mucosa del ano es un tejido frágil que puede lesionarse fácilmente, mientras que la mucosa vaginal es un tejido capaz de “absorber”, o más bien, dejar pasar, patógenos entre los que se encuentra el VIH.

Pero aun hoy, casi 40 años después de la aparición del VIH, muchas dudas persisten sobre el riesgo de transmisión del VIH durante el sexo oral. Lo que se ha descubierto hasta ahora es que, en la mayoría de los escenarios, el riesgo es bajo a nulo, y en todo caso, representa un riesgo mucho menor que las otras dos prácticas mencionadas.

Para comprender el riesgo, es importante saber que los fluidos que sí pueden contener el VIH son los fluidos vaginales, el semen (y el líquido pre eyaculatorio) y la sangre. La saliva no puede transmitir el VIH. Para que suceda una infección, alguno de los fluidos que sí contiene VIH debe encontrar una vía para entrar al organismo de la persona que no tiene VIH, esto es, a través de heridas o úlceras en la boca.

Hasta ahora, ha sido difícil estudiar la transmisión del VIH mediante el sexo oral, pues es frecuente que esta práctica se realice junto con otras de mayor riesgo (penetración). Sin embargo, se ha establecido que el sexo oral es más riesgoso si una de las personas involucradas: tiene una infección de transmisión sexual no tratada, sangrado de encías o úlceras bucales; recibe semen en la boca; practica sexo oral a una mujer que está menstruando, o tiene heridas genitales.

Precauciones 

Entre las precauciones que se pueden tomar para minimizar cualquier riesgo en esta práctica destacan:

  • No practicar sexo oral si tiene heridas bucales (por ejemplo, lesiones de herpes)
  • Buscar lesiones en los genitales de la otra persona (cortes, heridas o rasguños)
  • No cepillarse los dientes o usar hilo dental antes de hacer sexo oral, pues esto podría generar heridas o sagrado
  • No tragar líquido pre eyaculatorio, semen, fluidos vaginales o sangre menstrual
  • Usar condón para hacer sexo oral a un hombre
  • Usar una barrera de látex (o un condón cortado para extenderlo) para hacer sexo oral a una mujer
  • Cuidar la salud bucal. La probabilidad de adquirir el VIH con el sexo oral aumentan si hay afecciones que causan heridas o sangrado bucales.

El sexo oral tiene un riesgo bajo de transmitir el VIH, pero no está libre de riesgo. Tomar precauciones básicas disminuirá todavía más el riesgo y eliminará una preocupación más dentro de una vida sexual más segura.

En AHF Panamá puedes realizarte una prueba de VIH gratis, recibir información y condones gratuitos. Haz tu cita hoy.