Si acabamos con las desigualdades, acabaremos con el sida, afirma ONUSIDA

Si acabamos con las desigualdades, acabaremos con el sida, afirma ONUSIDA

“Si acabamos con las desigualdades, acabaremos con el sida”, es el contundente mensaje de la más reciente Actualización Mundial sobre el Sida 2021, publicada por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA).

A 40 años de la detección de los primeros casos de sida, el organismo no sólo actualiza las cifras de la epidemia de VIH, sino que también recopila las lecciones aprendidas de las estrategias que se han llevado a cabo en todo el mundo.

Como lo señala Winnie Byanyima, directora de ONUSIDA, en la presentación del documento, el mundo ha aprendido que el VIH no afecta de la misma manera a todas las personas, pues las barreras y desigualdades que enfrentan algunos grupos de la población hacen más difícil que tengan acceso a los servicios de salud que les permitirían prevenir, o bien, tener un tratamiento adecuado para la infección.

“Debemos identificar las desigualdades que principalmente determinan quién tiene acceso a los servicios de VIH que necesita, quién está experimentando la transmisión del VIH y quién está muriendo”, puntualizó Byanyima.

Los objetivos 90-90-90: casi una realidad

Aunque fueron catalogados como una “fantasía aspiracional” cuando se plantearon en 2014, los objetivos 90-90-90 propuestos por ONUSIDA casi se alcanzaron en 2020. Las metas eran que 90% de las personas con VIH conocieran su diagnóstico, que 90% de las personas diagnosticadas comenzarán tratamiento, y que 90% de las personas en tratamiento tuvieran una carga viral indetectable, es decir, una cantidad de virus tan pequeña en su cuerpo que no es posible detectarla con las pruebas disponibles.

ONUSIDA resalta que el año pasado, 8 países del mundo con diferentes contextos (epidemiológicos y socioeconómicos) cumplieron los objetivos. A nivel global, los objetivos 90-90-90 estuvieron muy cerca de alcanzarse. El 84% de las personas con VIH conocieron su diagnóstico, 87% accedieron al tratamiento antirretroviral, y 90% de estas personas alcanzaron carga viral indetectable.

Sin embargo, esto también implica que poco más de un cuarto (27%) de las personas con VIH no tienen tratamiento, y algo más que un tercio no tienen carga viral indetectable.

En contraste con la atención, la prevención no ha sido tan exitosa. Las nuevas infecciones han disminuido solo 31% desde 2010, muy lejos del objetivo de 75% que estaba planteado para 2020. América Latina es una de las dos regiones que no logró ninguna reducción en las nuevas infecciones durante la última década (la otra es África del Norte).

La epidemia de VIH sigue siendo una crisis de salud:

  • 37.7 millones de personas viven con VIH en el mundo
  • 10.2 millones de ellas no tienen tratamiento
  • 1.5 millones de personas se infectaron en un año
  • 680 mil personas murieron por causas relacionadas con el sida en un año