Suspender el tratamiento del VIH en experimentos trae problemas de salud

Suspender el tratamiento del VIH en experimentos trae problemas de salud

La investigación sobre nuevas formas de tratar el VIH ha incluido el suspender, de manera estratégica, el tratamiento antirretroviral para encontrar una manera de que no se tome de por vida. Esto se ha estudiado con el fin de encontrar una “cura funcional” de la infección.

Una cura funcional, según explica el Instituto de Investigación del Sida Irsi Caixa, es aquella situación en la que, aunque el virus no haya sido totalmente eliminado del cuerpo, el sistema inmunológico es capaz de controlarlo sin necesidad de medicamentos (como pasa con otros virus).

Por esto, diversos ensayos clínicos han probado la interrupción controlada y periódica del tratamiento en personas con VIH para ver si el sistema de defensa del cuerpo puede ser “entrenado” para contener al virus sin ayuda, pues hasta ahora, los antirretrovirales tomados de forma permanente son lo único que puede contener su avance en el cuerpo.

Interrupciones del tratamiento

Un equipo de investigación en el Hospital Universitario de Barcelona, comandado por la doctora Valèria Richart, realizó un análisis a un grupo de 146 pacientes que habían participado en diez estudios que consistían en Interrupciones Analíticas del Tratamiento (IAT), y lo compararon con otro grupo de 45 pacientes que nunca habían interrumpido su tratamiento.

De los estudios revisados, tres habían experimentado con interrupción de tratamiento sin medicación adicional, dos involucraron el uso temprano de ciertos medicamentos llamados citostáticos y en los otros cinco estudios se interrumpió el tratamiento para suministrar una vacuna terapéutica.

Al analizar un periodo de 19 años, los especialistas observaron que los pacientes que tuvieron IAT fueron cuatro veces más propensos a desarrollar eventos graves no relacionados con el sida, como cáncer, enfermedad hepática y falla renal.

Los números hablan

Entre los resultados destaca que, mientras 42% del grupo con IAT fue hospitalizado debido a una condición no relacionada con el sida, sólo 22% del otro grupo requirió hospitalización por las mismas causas, según explica el sitio web aidsmap.com.

En cuanto a los problemas de salud en específico, 21% de las enfermedades (no relacionadas con el sida) en el grupo IAT fueron cánceres, comparado con sólo 4% en el otro grupo. Por otro lado, no hubo ningún caso de enfermedad del hígado o enfermedad terminal de los riñones en el grupo sin interrupción, pero el grupo con IAT tuvo 8% y 9% de estas condiciones, respectivamente.

El equipo de investigación concluyó que, al ser pequeños los grupos estudiados, sus resultados no significan que sea necesario dejar de hacer estudios de interrupción del tratamiento del VIH, sino que probablemente deban planearse períodos de suspensión más cortos, y vigilar cuidadosamente factores como la cantidad de virus en la sangre y los criterios para seleccionar a los participantes.

Si vives con VIH y quieres comenzar o retomar tu tratamiento antirretroviral, en AHF América Latina y el Caribe podemos ayudarte. Ponte en contacto con nuestra oficina más cercana a ti.