Tu tratamiento y la lipodistrofia: lo que hay que saber

Tu tratamiento y la lipodistrofia: lo que hay que saber

Entre las preocupaciones de las personas con VIH acerca de su tratamiento están los posibles efectos colaterales, como la lipodistrofia. Este concepto se refiere a las alteraciones en la distribución de la grasa corporal, que puede ser causada por algunos de los medicamentos que combaten al VIH.

La lipodistrofia puede afectar la calidad de vida de las personas que tienen el virus, pues puede alterar su apariencia física y, en última instancia, hacer evidente que están bajo tratamiento antirretroviral.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de las alteraciones de la grasa son:

  • Pérdida de grasa: se presenta más visiblemente en la cara, pero también en piernas, brazos y glúteos.
  • Acumulación de grasa: se da en el abdomen, pecho (en hombres y mujeres), hombros y cuello (donde se puede generar una especie de giba). También se puede presentar acumulación de grasa interna, en torno a los órganos.

Una persona que esté en tratamiento puede presentar sólo uno de estos síntomas, y puede deberse no sólo a un medicamento específico, sino a un conjunto de causas, que pueden incluir el historial de tratamiento ARV, el tratamiento actual, el recuento más bajo de células CD4 que se haya tenido, la edad, la dieta, el ejercicio y los antecedentes familiares de salud.

¿Sucede siempre?

Es importante aclarar que la lipodistrofia no se presenta en todas las personas que toman tratamiento, y que mientras más nuevo sea el medicamento que se usa, menores serán las probabilidades de desarrollarla. Pero como no se puede predecir quién la va a experimentar, es importante poner atención a cualquier cambio cuando se inicia un nuevo esquema de tratamiento.

¿Cuál es la solución?

Según los síntomas experimentados, las soluciones para la lipodistrofia serán diferentes.

Para la pérdida de grasa facial, por ejemplo, se han desarrollado algunos tratamientos inyectables para rellenar las partes que han perdido volumen. Hay pocas sustancias aprobadas, así que es mejor consultar las opciones disponibles en cada país. Para la acumulación de grasa, muchas veces el cambio de alimentación y la rutina de ejercicio son un buen método para contrarrestar.

En el caso de los cambios metabólicos, es importante comentar con el médico sobre las pruebas de seguimiento de colesterol, triglicéridos y glucosa en sangre, las cuales deben ser parte de la rutina de seguimiento de cualquier persona que ha iniciado un tratamiento antirretroviral.

En AHF Panamá tenemos consejería gratuita y te acompañamos para acceder a tu tratamiento gratis. Si tienes dudas, escríbenos por WhatsApp o haz una cita hoy. Podemos ayudarte.