Un implante en la piel podría prevenir el VIH

Un implante en la piel podría prevenir el VIH

Un implante que se coloca debajo de la piel y contiene un medicamento contra el VIH podría ser usado como tratamiento para evitar la infección por este virus. Esta estrategia se conoce médicamente como Profilaxis Pre Exposición (o PrEP), y actualmente ya existe, pero el tratamiento sólo se puede encontrar en tabletas orales que deben tomarse a diario.

El medicamento que contiene el implante se llama islatavir pertenece a una nueva clase de fármacos contra el VIH. Tiene un doble mecanismo de acción, lo cual podría hacer que sea más potente, ya que le brinda una alta eficacia y lenta eliminación del organismo, características que le permitirían formar parte de esquemas de tratamientos de acción prolongada.

Según información del Grupo de Trabajo sobre Tratamientos de VIH (gTt-VIH), el implante subcutáneo con islatavir podría mantener el suministro de una concentración suficiente del fármaco para usarlo como PrEP. El estudio se realizó en 24 voluntarios a quienes les colocaron implantes que contenían el medicamento, y 12 voluntarios que recibieron implantes con placebo, durante un periodo de 3 meses.

La investigación mostró que las concentraciones del fármaco necesarias para prevenir la infección por VIH se mantuvieron estables por uno o dos meses. Además, los autores señalaron que islatavir no tiene el mismo problema que otro medicamento que también se está investigando (cabotegravir), que es un inyectable pero con el que podrían suceder mutaciones que harían al VIH más resistente.

Durante el periodo de observación, el 50% de los voluntarios que tenían un implante con placebo y 66% de los que tenían el implante con islatavir tuvieron efectos secundarios como enrojecimiento, picazón o dolor en el sitio del implante, y endurecimiento del tejido alrededor de éste. En general, se trató de efectos secundarios leves en su mayoría, aunque tres casos alcanzaron el nivel de moderados.

Deduciendo los resultados de estos tres meses hacia lo que pasaría en un año, el estudio predice que el nivel promedio del fármaco en el cuerpo de la persona seguiría siendo de 3 a 4 veces más alto que el nivel necesario para la prevención del VIH. Por esto, el grupo de investigación continuará con el estudio para determinar si los niveles de fármaco en el mundo real coinciden con los previstos.