VIH y alteraciones en la menstruación

Si eres mujer y vives con VIH, posiblemente has notado cambios en tu periodo menstrual. Estas alteraciones son frecuentes, aunque por desgracia no se ha realizado la suficiente investigación médica al respecto.

Alteraciones comunes 

Se sabe que las mujeres con VIH pueden experimentar algunos problemas como periodos irregulares, hemorragia mayor o menor que la que solían tener, falta de periodos menstruales, falta de la menstruación por más de 90 días o síndrome premenstrual más grave. También se ha observado que estos síntomas son más frecuentes si la mujer tiene un conteo bajo de células CD4, una carga viral alta o si ha perdido demasiado peso.

¿Por qué suceden?

Estas alteraciones se presentan porque el VIH cambia el sistema inmunológico, lo cual afecta la forma en que el cuerpo mantiene los niveles de diferentes hormonas, como el estrógeno y la progesterona. Estas sustancias tienen un equilibrio tan delicado que cualquier cambio en la cantidad de alguna de ellas puede alterar el resto de los niveles.

Además, conforme avanza el VIH, muchas personas pierden peso, desarrollan anemia o problemas en la absorción de los nutrientes, factores que también pueden afectar los niveles hormonales y alterar el ciclo menstrual.

No es el VIH, puede ser el tratamiento

Sin embargo, no sólo la infección puede tener estas consecuencias, sino también el propio tratamiento antirretroviral. Lamentablemente, las investigaciones para aprobar los medicamentos no suelen incluir a muchas mujeres o simplemente no se enfocan en efectos secundarios como los que afectan a la menstruación, por lo que casi no existen datos clínicos sobre cuáles medicamentos inciden en estos problemas.

No te acostumbres y platica con tu médico

No obstante, es importante que recuerdes que el hecho de que no haya estudios que los describen no significa que no existan las alteraciones menstruales derivadas de los medicamentos, así que siempre que observes algo en este sentido, coméntalo con tu médico.

También recuerda que la condición de vivir con VIH puede estar relacionada también con la presencia de otras infecciones vaginales o del cuello uterino. Por esto, hay que considerar que los problemas menstruales podrían originarse por estas otras enfermedades, como la enfermedad pélvica inflamatoria. Si además de lo descrito arriba presentas, por ejemplo, sangrado después de tener relaciones sexuales, es importante informárselo a tu médico.

El hecho de que las alteraciones de la menstruación sean frecuentes, el sufrimiento por ellas no debe ser considerado una parte normal del vivir con VIH. Lo mejor es acudir a consulta y buscar el verdadero causante de los problemas, para así darles una solución.

En AHF Panamá podemos ayudarte, tenemos personal profesional capacitado que pueden resolver tus dudas. Escríbenos por WhatsApp o haz una cita hoy.