¿Vives con VIH y no tuviste COVID grave? Esta podría ser la razón

¿Vives con VIH y no tuviste COVID grave? Esta podría ser la razón

Desde el surgimiento de la pandemia por el nuevo coronavirus, a finales de 2019, científicos de todo el mundo comenzaron a explorar todo tipo de medicamentos ya conocidos, en un intento por tratar la infección por la COVID.

Desde los antivirales usados para virus respiratorios hasta fármacos contra el cáncer pasaron por etapas de experimentación para acabar con el SARS-CoV-2, y los antirretrovirales, usados para tratar el VIH, no fueron la excepción.

Hasta el momento, y por la carrera contra reloj que ha implicado la pandemia de COVID-19, sólo un fármaco antirretroviral, el ritonavir, ha sido incluido en el único tratamiento diseñado específicamente para la enfermedad.

La importancia de la población con VIH

También desde el comienzo de la pandemia, la comunidad científica puso especial interés en cómo afectaría la COVID-19 a personas con un sistema inmunológico comprometido, como las personas con VIH.

Aun cuando esta población puede tener un sistema inmunológico fuerte gracias a los tratamientos, también presenta ciertas vulnerabilidades que hacían difícil predecir el efecto que tendría la nueva enfermedad.

Por la relevancia de estos casos, varios estudios científicos han dado seguimiento a las personas con VIH, y recientemente se dieron a conocer los resultados de uno en específico, que observó el posible papel protector del tenofovir diproxil fumarato (TDF) en personas con VIH que tuvieron COVID-19.

Un posible fármaco protector contra la COVID

Como lo informa el Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH), la hipótesis del papel protector del TDF frente a la COVID-19 surgió desde muy temprano en la pandemia de coronavirus. Incluso se llevó a cabo un estudio promovido por el Ministerio de Sanidad de España, aunque éste tuvo que detenerse a causa de otras investigaciones que apuntaban a la ineficacia del fármaco.

A pesar de esto, y de que la mayoría de las investigaciones en todo el mundo se centraron en desarrollar vacunas contra el SARS-CoV-2, algunos investigadores siguieron indagando sobre el TDF.

Hoy, a más de dos años del inicio de la pandemia, un estudio estadounidense encontró que el TDF podría reducir el riesgo de padecer COVID-19 sintomática y de hospitalización por esta causa.

Los resultados

La investigación se llevó a cabo en más de 20 mil hombres de Estados Unidos, gracias a la colaboración del Departamento de Asuntos de Veteranos de ese país. En el ensayo, se compararon diversos parámetros en exmilitares con COVID-19 y VIH en tratamiento antirretroviral que contuviera TDF o abacavir.

El 62% de los participantes tomaba otro tipo de tenofovir en su esquema de tratamiento, llamado tenofovir alafenamida (TAF); el 19% tomaba abacavir; el 5% tomaba TDF y el 15% tomaba tratamientos que no incluían ninguno de los anteriores. El 47% eran de etnia negra.

Aunque las comorbilidades fueron similares en todos los grupos, las personas que tomaban TDF presentaron:

  • Menores tasas de diabetes (8% frente a 12% en otros grupos)
  • Menores tasas de enfermedad renal crónica (4.5% frente a 14% de quienes tomaban abacavir, y 8% de los que tomaban TAF)

Este último dato es importante para intepretar los resultados, dicen los investigadores, pues el TDF tiene un grado de toxicidad renal conocida, por lo que es posible que los participantes en el estudio siguieran tomándolo debido a que conservaban una buena función renal. Cabe recordar que la enfermedad renal predispone a que la COVID-19 se vuelva más grave.

La infección sintomática por SARS-CoV-2 fue del 7.4% en hombres con TAF, del 7.5% en hombres con abacavir y del 4.9% en quienes tomaban TDF. Por esto, el TDF se asoció con una reducción de 35% en el riesgo de padecer COVID-19 sintomática. En el mismo sentido, el riesgo de hospitalización en hombres con TDF se redujo en 57%.

Las cosas, en perspectiva

La investigación en cuestión es un estudio observacional, es decir, los científicos revisaron los datos ya obtenidos durante un lapso de tiempo pasado. No se ha hecho un experimento con TDF para averiguar si es capaz de proteger contra la COVID-19 sintomática o grave.

Aun así, esta investigación podría arrojar un poco más de luz a lo que puede estar sucediendo en personas que viven con el VIH y que han superado bien la infección por SARS-CoV-2.

Como puedes ver, el tratamiento antirretroviral es crucial para ayudar a tu sistema inmunológico a mantenerse fuerte. Si ya tienes un diagnóstico de VIH y no has iniciado tratamiento o lo suspendiste y quieres retomarlo, acércate a AHF América Latina y el Caribe y con gusto te ayudaremos. Estamos en 11 países de la región, contáctanos y agenda tu cita ya.