Hay que acelerar esfuerzos para acabar con el sida en 2030: ONUSIDA

Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

Las complicaciones del sida provocan la muerte a más de 13 mil personas cada semana en todo el mundo, por lo que es necesario aumentar los esfuerzos para acabar con esta pandemia en 2030, meta que se plantearon los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en una declaración política adoptada en 2021.

A 12 meses de la firma de este acuerdo global, el secretario general de la ONU, el portugués António Guterres, presentó un informe sobre el avance en la ejecución de la declaración de compromiso, la cual se centra en reducir la desigualdad entre diversas poblaciones para así poder preparar el terreno para acabar con el sida como flagelo global al iniciar la próxima década.

Es necesario redoblar esfuerzos

De acuerdo con el servicio de noticias de la ONU, el informe asevera que las desigualdades sociales y la falta de inversión “ponen al mundo en una peligrosa situación de falta de preparación para afrontar las pandemias de hoy y de mañana”.

Datos recabados por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA) muestran que, durante el último año, las infecciones por VIH y las muertes relacionadas con el sida no han disminuido con la rapidez suficiente como para alcanzar la meta de eliminar la pandemia para 2030.

Con el fin de guiar los esfuerzos para detener y revertir el avance del VIH, el informe plantea algunas medidas específicas, entre ellas:

  • Prevención del VIH y abordaje de los factores sociales que producen la desigualdad
  • Respuestas cuyo liderazgo surja de las propias comunidades
  • Acceso equitativo a los medicamentos, posibles vacunas y las tecnologías de salud más novedosas
  • Financiamiento sostenible para la respuesta al sida y la prevención, preparación y respuesta a la pandemia del VIH en general
  • Sistemas de recolección de datos que se enfoquen en las personas
  • Refuerzo de las alianzas mundiales

Tres pasos inmediatos

Además, el secretario general, en voz de su jefe de gabinete, Courtenay Rattray, señaló tres medidas que deberían adoptarse de manera inmediata, para así revertir las tendencias actuales que alejan al mundo de la eliminación de la pandemia de VIH.

En primer lugar, afirmó, deben abordarse las desigualdades relacionadas con la discriminación y marginación de comunidades enteras –las mujeres, las personas de la diversidad sexual o las trabajadoras y trabajadores sexuales, por ejemplo–, que con demasiada frecuencia son reforzadas por leyes y políticas públicas que las mantienen.

La forma de hacer esto es crear políticas encaminadas a reducir el riesgo de infección por VIH en esas comunidades marginadas, y reflexionó que, mientras el estigma perjudica a todos, la solidaridad social “nos protege a todos”.

Un segundo objetivo es garantizar la renovación de los tratamientos contra el VIH, ya que los últimos avances han desarrollado tratamientos de acción prolongada (como aquel que se suministra cada dos meses), con el fin de que la mayor cantidad de personas en el mundo tengan acceso a estas nuevas tecnologías.

Por último, pero en absoluto menos importante, está el aumentar los recursos disponibles para la respuesta al VIH/sida. “Invertir en sida es invertir en seguridad sanitaria mundial. Permite salvar vidas y ahorrar dinero”, señala el informe.

La equidad es la clave

De acuerdo con las aportaciones de más de 35 Estados miembros y observadores de diversas regiones del mundo, es urgente redoblar la acción colectiva para encaminarse hacia la primera revisión de las metas, en 2025, y parte de estos esfuerzos es detectar y combatir las desigualdades sociales, para así obtener una exitosa respuesta al VIH, detalló al respecto otro boletín de ONUSIDA.

Sólo si los países trabajan juntos y son valientes al abordar las desigualdades será posible poner fin al sida, señaló António Guterrez, quien finalizó con el mensaje esperanzador de que, si se unen los esfuerzos y se les dedica la energía suficiente, “todavía estamos a tiempo de poner fin a esta amenaza para la salud pública para 2030”.

En AHF América Latina y el Caribe trabajamos día a día para responder a la pandemia de VIH, acercando nuestros servicios a todas las personas, sin estigma ni discriminación. Si buscas hacerte una prueba de VIH gratis o necesitas comenzar o reanudar tu tratamiento, acércate a nuestra oficina más cercana en tu país o escríbenos por Whatsapp y te ayudaremos.