Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Antirretroviral de larga duración muestra menor concentración en el mundo real

Picture of Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

Un estudio del mundo real del antirretroviral cabotegravir encontró que los niveles de concentración del fármaco eran más bajos que los informados en los ensayos clínicos previos. Aun así, no se registró un aumento de la concentración de VIH en la sangre.

Según lo encontró un equipo de investigación suizo, en personas que recibieron inyecciones durante hasta seis meses, las bajas concentraciones del medicamento no llevaron automáticamente a la recuperación virológica (una especie de “efecto rebote” en la infección) en personas que recibieron tratamiento inyectable con cabotegravir y rilpivirina.

Los investigadores afirman no estar seguros de por qué algunas personas experimentan recuperación virológica cuando tienen bajos niveles del medicamento, mientras que otras mantienen el virus suprimido, así como por qué los niveles del medicamento parecen ser mucho más bajos en la práctica clínica diaria que en los ensayos clínicos.

El factor obesidad

De acuerdo con lo informado por Aidsmap.com, aproximadamente la mitad de todas las mediciones de cabotegravir en el estudio estaban por debajo del nivel objetivo. Sin embargo, solo tres personas de 186 (1.6%) experimentaron recuperación virológica durante un seguimiento de 25 semanas para hombres y 16 semanas para mujeres. La proporción de personas que experimentaron falla en el tratamiento en este estudio fue la misma que en los ensayos clínicos de cabotegravir y rilpivirina inyectables.

La mayoría de los participantes del estudio eran hombres (82%) y blancos (57%). Además, el 15% de la población del estudio vivía con obesidad. Esta condición puede afectar las concentraciones de cabotegravir y rilpivirina inyectables porque las agujas normalmente utilizadas para inyectar los medicamentos no son lo suficientemente largas como para penetrar a través de la grasa en los glúteos, y los medicamentos se absorben menos a través de la grasa.

Bajas concentraciones de fármaco

Se recopilaron muestras de sangre (plasma) justo antes de la siguiente inyección a partir de la semana 8 de tratamiento, para que las concentraciones del medicamento pudieran medirse en el nivel más bajo antes de la próxima dosis.

El estudio encontró que más de la mitad de las concentraciones de cabotegravir estaban por debajo del nivel observado en los ensayos clínicos. El 30% de los niveles de cabotegravir estaban por debajo de la concentración mínima recomendada en la práctica clínica.

De manera similar, más de la mitad de las concentraciones de rilpivirina estaban por debajo del nivel observado en los ensayos clínicos y el 7% de los niveles de rilpivirina estaban por debajo de la concentración mínima recomendada en la práctica clínica.

Para ambos medicamentos, las concentraciones fueron más altas durante el periodo de dosificación oral de un mes y, con mucha menos frecuencia, estuvieron por debajo de las concentraciones mínimas.

En total, ocho muestras tuvieron concentraciones subóptimas de cabotegravir (todas en hombres), pero no se encontró que ningún participante del estudio que proporcionara al menos dos muestras de plasma tuviera concentraciones subóptimas en ambas muestras

Tres muestras tuvieron concentraciones subóptimas de rilpivirina (todas en mujeres) y en una persona, dos muestras tuvieron concentraciones subóptimas de rilpivirina.

Durante el periodo de seguimiento, tres personas experimentaron falla del tratamiento. En un caso, ocurrió un rebote virológico a pesar de que todas las concentraciones de medicamentos eran adecuadas. En este caso, se detectó un rebote viral en el momento de la segunda visita de inyección. La carga viral se volvió a suprimir en la tercera visita de inyección dos meses después, pero el participante fue cambiado a otro esquema de tratamiento como precaución.

En los otros dos casos de rebote virológico, las concentraciones de medicamentos fueron subóptimas en la segunda o tercera visita de inyección. En un caso, el rebote viral ocurrió hasta después de la sexta visita de inyección, a pesar de concentraciones subóptimas de cabotegravir en la mayoría de las visitas de inyección anteriores.

Posibles factores de influencia

Un análisis estadístico encontró que la única variable que afectaba los niveles de medicamento era el sexo: los niveles más bajos de cabotegravir eran 35% menores en hombres, dato consistente con dos estudios previos.

El peso corporal no afectó los niveles de ninguno de los dos medicamentos. Un análisis recientemente publicado también encontró que la obesidad por sí sola no estaba asociada con el rebote virológico; las personas con obesidad que experimentaron falla virológica en esos estudios tenían al menos otro factor de riesgo conocido para el rebote virológico.

Los investigadores suizos concluyen que en una cohorte del mundo real donde las personas pueden retrasarse en regresar para las inyecciones, los niveles más bajos de cabotegravir fueron sustancialmente menores que los observados en los ensayos clínicos. 

Recuerda que, mientras la ciencia de los medicamentos antirretrovirales sigue avanzando, apegarte al tratamiento es la mejor decisión para cuidar de tu salud si vives con VIH. Si no has comenzado a tomarlo o si lo suspendiste y quieres retomar, acércate a AHF América Latina y el Caribe, aquí podemos ayudarte. Estamos en 11 países de la región.