Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Todavía es posible poner fin al sida en 2030, dice ONUSIDA

Picture of Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

Poner fin al sida como problema de salud pública no es sólo una cuestión sanitaria, sino también una elección política y financiera, destaca el más reciente informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), presentado el 13 de julio pasado.

El documento, titulado «El camino que pone fin al sida», es el seguimiento semestral que el organismo realiza desde hace varios años, y que en sus últimas ediciones se ha enfocado en el avance para alcanzar la meta de erradicar el sida como problema de salud pública para 2030.

Además, el informe no solo se centra en la respuesta al VIH, sino que también destaca su relevancia en la preparación y respuesta de la humanidad a futuras pandemias y su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, señaló el organismo en un comunicado de prensa.

Casos de éxito

Según el informe, varios países ya han alcanzado los objetivos conocidos como «95-95-95». Entre ellos se encuentran Botswana, Eswatini, Ruanda, República Unida de Tanzania y Zimbabwe. Estas metas se refieren a que el 95% de las personas que viven con el VIH conocen su estado serológico, que el 95% de las personas diagnosticadas con VIH están recibiendo el tratamiento antirretroviral, que salva vidas, y que el 95% de las personas bajo tratamiento han logrado suprimir el virus (reducirlo a concentraciones mínimas en el organismo).

Además, al menos otros 16 países se encuentran cerca de alcanzar estos objetivos. Ocho de ellos están ubicados en el África subsahariana, una región donde se concentra aproximadamente el 65% de todas las personas que viven con el VIH en el mundo.

La importancia de la voluntad política

El informe subraya la importancia de un liderazgo político sólido como factor clave para el éxito de la respuesta al VIH. Este liderazgo debe basarse en datos, ciencia y pruebas concretas, y abordar las desigualdades que obstaculizan el progreso. Asimismo, debe permitir que las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil desempeñen un papel vital en la respuesta al VIH, mientras que garantiza una financiación suficiente y sostenible. 

El informe resalta la importancia de garantizar marcos jurídicos y políticos que protejan y habiliten los derechos humanos. Varios países eliminaron leyes dañinas en 2022 y 2023, incluyendo cinco naciones que despenalizaron las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo.

El papel fundamental del financiamiento

ONUSIDA también señala que el progreso ha sido más evidente en aquellos países y regiones que han realizado inversiones financieras significativas, como África oriental y meridional, donde las nuevas infecciones por el VIH se han reducido en un 57% desde 2010.

Entre los logros destacados en el informe se encuentra el apoyo y la inversión para poner fin al sida entre la población infantil. Gracias a estos esfuerzos, el 82% de las mujeres embarazadas y lactantes que vivían con el VIH en todo el mundo lograron acceder al tratamiento antirretroviral en 2022, en comparación con el 46% en 2010. Esto permitió reducir en 58% las nuevas infecciones por VIH en los niños y niñas entre 2010 y 2022, alcanzando el nivel más bajo desde la década de 1980.

No obstante, el documento advierte que alcanzar el fin del sida requerirá más esfuerzos, ya que durante 2022 murió una persona cada minuto a causa de este síndrome. Además, aproximadamente 9.2 millones de personas aún no tienen acceso al tratamiento, incluyendo 660 mil niños y niñas que viven con el VIH.

Cabe destacar que la financiación para responder al VIH disminuyó en 2022, tanto de fuentes internacionales como nacionales, volviendo al mismo nivel que en 2013. En total, se destinaron 20.8 mil millones de dólares en 2022, muy por debajo de los 29.3 mil millones necesarios para 2025.

Acabar con las desigualdades, un paso necesario

Las mujeres y las niñas siguen siendo los grupos más afectados por el VIH, especialmente en el África subsahariana, donde 4,000 jóvenes y chicas contrajeron el virus cada semana en 2022. Además, solo el 42% de los distritos con una alta incidencia del VIH en esta región están actualmente cubiertos por programas específicos de prevención del VIH para chicas adolescentes y mujeres jóvenes.

A nivel mundial, casi una cuarta parte (23%) de las nuevas infecciones por el VIH se produjeron en Asia y el Pacífico, donde las tasas de infección están aumentando alarmantemente en algunos países. Lo mismo ocurre en Europa oriental y Asia central, con un aumento del 49% desde 2010, y en Oriente Medio y el norte de África, con un aumento del 61% en el mismo período. 

Estas tendencias se atribuyen en gran medida a la falta de servicios de prevención del VIH para grupos de población clave y marginados, así como a las barreras impuestas por leyes punitivas y discriminación social.

El informe concluye con un mensaje de esperanza, resaltando la oportunidad de éxito que aún existe si se aumenta la voluntad política y se invierte en una respuesta sostenible al VIH, basada en la evidencia, la igualdad de género y el empoderamiento de las comunidades.

Recuerda que en AHF América Latina y el Caribe trabajamos cada día para llevar los servicios de VIH a la mayor cantidad de personas posible. Si quieres hacerte una prueba de VIH gratis o necesitas obtener condones, aquí los tenemos sin costo para ti. Localiza nuestras oficinas en tu país y haz una cita ya.