Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La doxiciclina no evita infecciones sexuales en mujeres cisgénero

Picture of Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

La estrategia de utilizar el antibiótico doxiciclina como tratamiento preventivo de infecciones de transmisión sexual (ITS) no demostró efectividad en mujeres cisgénero, a pesar de los resultados alentadores previamente observados en hombres gays, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres, así como en mujeres trans.

Así lo reveló un reciente estudio publicado en The New England Journal of Medicine. Esto se observa después de que, en octubre de 2023, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) incluyeron por primera vez el uso de doxiciclina como profilaxis posterior a la exposición (PEP) contra ITS causadas por bacterias.

Tratamiento preventivo

La profilaxis posterior a la exposición con doxiciclina (llamada doxyPEP) es un tratamiento preventivo que puede reducir el riesgo de adquirir ciertas ITS. El tratamiento implica tomar un ciclo del antibiótico doxiciclina dentro de las 72 horas posteriores a la posible exposición a una ITS.

Un estudio financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos demostró que doxyPEP tiene una eficacia superior al 60% en la reducción de la transmisión de ITS como la clamidia, la gonorrea y la sífilis.

Inicialmente, la estrategia estaba dirigida solo a hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres y mujeres trans con historial clínico de ITS, pero también sugería considerar cada caso individual para cualquier persona fuera de esos grupos, a la espera de más datos para ampliar su indicación. Sin embargo, muchos estudios carecen de una representación significativa de mujeres cisgénero, lo que limita las opciones de prevención, según lo explica el sitio web del Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH).

Estudio con mujeres

Con el propósito de obtener más información en otras poblaciones, se realizó un estudio en mujeres cisgénero de Kenia, de 18 a 30 años de edad. El ensayo comparó la eficacia de doxyPEP (una dosis única de 200 mg en las 72 horas posteriores a una relación sexual sin protección) con la atención estándar en mujeres kenianas que recibían PEP contra el VIH. 

El estudio incluyó a 449 mujeres y durante los 12 meses de seguimiento, se registraron 109 casos de ITS, de los cuales 50 sucedieron en el grupo de doxiciclina y 59 en el grupo de atención estándar. 

De todas las ITS registradas, 85 fueron clamidia (78% de los casos), con 35 en el grupo de doxyPEP y 50 en el grupo de atención estándar. No se reportaron eventos adversos graves relacionados con la doxiciclina, y no hubo casos de infección por VIH.

Estos resultados difieren de un estudio realizado en Estados Unidos, donde la doxiciclina oral después de relaciones sexuales sin condón redujo la incidencia de ITS bacterianas en dos tercios entre hombres gays y bisexuales y mujeres trans.

Los investigadores sugieren que los malos resultados podrían deberse a factores como la baja adherencia, la resistencia a doxiciclina entre las bacterias causantes de gonorrea en el lugar del estudio y la baja incidencia local de sífilis. En relación con la gonorrea, todos los casos mostraron resistencia a doxiciclina.

Además, se seleccionaron aleatoriamente 50 mujeres para el grupo de doxyPEP, pero solo se detectó doxiciclina en 58 de 200 muestras de cabello utilizadas para medir la ingesta del medicamento, indicando un bajo uso del mismo entre las mujeres asignadas.

Estos resultados resaltan la necesidad de comprender mejor los factores biológicos y de comportamiento que afectan la vulnerabilidad de las mujeres cisgénero frente a las ITS, con el objetivo de adaptar los esfuerzos de prevención biomédica para esta población.

La falta de datos sobre cómo funcionan las intervenciones farmacológicas en los tejidos del cérvix y la vagina, así como la necesidad de estudios que registren las dinámicas de poder en las parejas sexuales de mujeres cisgénero son aspectos destacados por los expertos, ya que esta carencia tiene implicaciones para mejorar la eficacia y aceptabilidad de las intervenciones de prevención biomédica en mujeres cis.

Recuerda que la prevención de las ITS y del VIH tiene un aliado cercano: el uso correcto del condón. En AHF América Latina y el Caribe los tenemos gratis para ti. También puedes venir a hacerte una prueba de detección de VIH sin costo. Localiza nuestras oficinas en tu país o escríbenos por WhatsApp y haz tu cita hoy.