Las lesiones bucales quieren decirte algo

Las lesiones bucales quieren decirte algo

Si vives con VIH, sabes que algunos síntomas en tu cuerpo pueden estar indicando algo más. Y sabes también que debes poner especial atención a la salud de tu boca, pues la mucosa que la recubre puede ser bastante vulnerable a ciertas afectaciones.

Pequeñas y molestas lesiones

Son heridas pequeñas dentro de la boca que hacen notar fuertemente su presencia. Las aftas o úlceras bucales pueden ser tan molestas que afectan la calidad de vida de quien las padece, ya que pueden dificultar mucho las tareas de comer, deglutir e incluso tomar los medicamentos.

Además, las personas con VIH son más propensas a desarrollar este y otros tipos de problemas de salud bucal, ya que el virus debilita el sistema inmunológico y si no se recibe tratamiento, puede ser más difícil combatir una infección.

De acuerdo con algunas investigaciones, hasta 50% de quienes viven con VIH tienen úlceras bucales, y esta cifra se eleva hasta 80% en personas que se encuentran en etapa de sida.

Posibles causas

Ya que las personas con VIH pueden estar expuestas a otras infecciones, el sitio de noticias Medical News Today ayuda a repasar las posibles causas de las úlceras bucales, y cuáles son sus características.

  • Herpes oral. Puede generar úlceras rojas y dolorosas en los labios, la lengua, las encías y el interior de las mejillas. Este tipo de heridas se producen por el virus del herpes simple, y aunque cualquier persona puede adquirirlo, quienes viven con VIH tienen más riesgo de tenerla como una infección oportunista. La buena noticia es que el herpes es tratable.
  • Virus del Papiloma Humano (VPH). La infección por VPH puede acarrear síntomas como pequeños bultos o verrugas dentro o alrededor de la boca. Por lo general, estas lesiones no duelen. Sin embargo, es importante diagnosticar este virus porque puede ser un predecesor de cáncer tanto oral como genital (de pene y de ano) y cervicouterino en las mujeres.
  • Aftas comunes. Se desarrollan en el tejido suave dentro de la boca. Por lo regular son pequeñas y de color blanco. Todavía no está muy claro por qué se forman las aftas, pero factores como las lesiones en la boca, el estrés o la debilidad del sistema inmunológico pueden incidir en su aparición. A diferencia de los dos tipos  de lesiones anteriores, las aftas comunes no son contagiosas.
  • Candidiasis oral. Se trata de un hongo que se presenta como parches blancos o amarillos en la lengua, el paladar o el interior de las mejillas. Aunque cualquier persona puede tenerlo, los bebés, las personas mayores y aquellas cuyo sistema inmunológico está debilitado están en mayor riesgo. El tratamiento para eliminar la infección consta de enjuague bucal especial y medicamentos.
  • Boca seca. El VIH puede provocar que las glándulas salivales se inflamen, lo cual reduce la producción de saliva y ocasiona que la boca se seque. Ya que la saliva protege a las encías y los dientes de la placa bacteriana, además de ayudar a combatir infecciones, su ausencia puede facilitar la presencia de microorganismos. Hidratarse bien y mantener una higiene bucal correcta pueden ayudar con este problema.
  • Sarcoma de Kaposi. Considerado un tipo de cáncer definitorio de sida, esta afectación puede aparecer como manchas azules o púrpuras en el interior de la boca (además de la piel, la nariz o el ano). Por fortuna, esta es una enfermedad que se ha vuelto menos y menos común gracias a los tratamientos antirretrovirales, que controlan la infección y ayudan al sistema inmunológico a recuperarse.

Visita al médico

Si observas la lesión durante un tiempo, es posible que esperes hasta tu siguiente consulta médica para hablar con tu especialista sobre el problema. Sin embargo, sería mejor que acudieras pronto si las úlceras bucales te causan dolor intenso, si duran más de 1 o 2 semanas, si te dificultan o impiden tomar los medicamentos, o si te dificultan hablar o comer.

Recuerda que las úlceras bucales son comunes en personas con VIH, pero siempre es importante buscar y controlar la causa, tanto para terminar con las molestias como para evitar problemas futuros.

Si ya tienes un diagnóstico de VIH y no has comenzado tu tratamiento, o si lo suspendiste y quieres retomarlo, en AHF América Latina y el Caribe podemos ayudarte. Acércate a nuestras oficinas en tu país o escríbenos por Whatsapp.