Terapia para prevenir el VIH no interfiere con las hormonas

Tina Gutiérrez
Tina Gutiérrez

La terapia para prevenir el VIH, conformada por los fármacos tenofovir y emtricitabina, no tiene interacción significativa con la terapia hormonal que reciben las personas trans para reafirmar su género.

Científicos de la Universidad de California en San Diego analizaron la primera terapia (y la más usada hasta ahora) para la profilaxis pre-exposición (PrEP) en personas trans, tanto hombres como mujeres y también personas no binarias, que se encontraban tomando terapia hormonal. Así lo reporta el sitio especializado NATAP (National AIDS Treatment Advocacy Project).

Una antigua preocupación

Hay que recordar que los medicamentos usados para prevenir el VIH son algunos de los que se utilizan también para tratar la infección. A su vez, los tratamientos más antiguos para el VIH llegaban a interferir con los tratamientos hormonales de reafirmación de género, por lo que muchas personas trans con VIH se veían obligadas a decidir entre un tratamiento u otro.

Sin embargo, hasta ahora no se había estudiado mucho sobre las interacciones que podría haber entre la PrEP y las hormonas. Los investigadores deducían que no era probable la interferencia, ya que ambas terapias se procesan por vías diferentes en el organismo, pero prefirieron demostrarlo científicamente.

Resultados satisfactorios

El estudio fue presentado en febrero pasado, durante la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), e incluyó a 88 personas trans y no binarias, que a su vez participaban en otro estudio más amplio donde respondían cuestionarios electrónicos sobre su adherencia a la PrEP.

La edad promedio de las personas fue de 32.7 años, y el 31% de participantes eran de origen latinoamericano. La población se dividió en dos grupos: uno de mujeres trans y personas no binarias que tomaban hormonas feminizantes, y uno de hombres trans y personas no binarias que tomaban hormonas masculinizantes.

En el primer grupo (compuesto por 49 personas), las concentraciones de la hormona estradiol no variaron significativamente en 12 semanas del estudio. En el segundo grupo (39 personas), la hormona testosterona tampoco varió significativamente en ese mismo lapso.

Después de las 12 semanas, se comparó el nivel de PrEP en el organismo de personas que tomaban hormonas y otras que no las tomaban, y no se encontraron variaciones significativas en ninguno de los grupos.

Estos hallazgos toman otro matiz después de que, hace unas semanas, otra investigación diera a conocer que las mujeres trans tienen 66 veces más riesgo de adquirir el VIH que la población general, mientras que los hombres trans tienen 7 veces más riesgo que una persona promedio.

Recuerda que en AHF América Latina y el Caribe tenemos espacios libres de discriminación, cualquiera que sea tu identidad de género. Si quieres hacerte una prueba de VIH gratis o buscas información sobre cómo iniciar o retomar tu tratamiento antirretroviral, podemos ayudarte. Busca nuestra oficina más cercana en tu país o escríbenos por Whatsapp.