Antirretroviral y VIH: Guía para una Vida Activa y Saludable

Sheila
Sheila

Te han diagnosticado con el VIH y ahora debes dar otro gran paso, quizás más importante que el acudir a hacerte una prueba: comenzar y adherirte al tratamiento antirretroviral. El apego al tratamiento de largo plazo es uno de los mayores desafíos en la atención, pues tomar medicación de por vida puede ser una carga emocional muy grande.

De modo que si sientes temor, preocupación o hasta fastidio de pensar que tendrás que tomar pastillas por muchos años más, es normal, y sucede incluso en enfermedades que son temporales y que tienen cura.

Adherencia al Tratamiento Antirretroviral: Una Clave para Controlar el VIH

No olvides que el éxito del tratamiento antirretroviral es la constancia al tomarlo. A esta toma de medicamentos, puntual y en tiempo y forma, se le llama adherencia al tratamiento. Es necesario que los medicamentos mantengan cierta concentración en tu sangre, y si por algún motivo suspendes el tratamiento, esa concentración disminuye y se vuelve incapaz de controlar al virus.

Para ayudar a mejorar la situación, el gobierno de Argentina, a través de su Ministerio de Salud, emitió la guía Vivir en positivo, la cual incluye una serie de consejos que facilitarán tu adherencia al tratamiento:

  1. Usa pastilleros diarios para que tengas un mejor control de cuándo y cómo debes tomar cada medicamento.
  2. Arma un esquema con tus horarios y actividades, y ajusta a ellas la toma de tus medicamentos (más abajo te explicamos por qué).
  3. Lleva un diario de tu tratamiento. Después de haber ido a tu consulta médica, anota qué medicamentos te dieron y cómo debes tomarlos. Al principio esto puede parecer poco práctico, pero con el tiempo te servirá como una bitácora de cómo ha sido tu tratamiento.
  4. Programa alarmas en tu teléfono celular para que te recuerden los horarios de las tomas.
  5. Programa los horarios de toma teniendo en cuenta los horarios de tus días libres, ya que es ahí cuando tus hábitos de sueño, por ejemplo, serán diferentes.
  6. Si estas estrategias no te funcionan, acércate a un grupo de autoapoyo (con otras personas con VIH), cuyos miembros puedan comentarte sus experiencias y darte nuevas ideas.

Estrategias Efectivas para Superar Efectos Secundarios del Tratamiento Antirretroviral

Como muchos otros tratamientos, los antirretrovirales pueden tener efectos secundarios que algunas personas encuentran demasiado molestos, por lo que no son constantes en las tomas. Pero no te preocupes, conforme la investigación ha ido avanzando, los antirretrovirales más modernos tienen efectos secundarios más leves y tolerables.

Actualmente, muchas personas que toman antirretrovirales consideran que lo más intenso de los efectos secundarios (náuseas, vómito, diarrea, dolor de cabeza) lo tuvieron durante las dos primeras semanas del tratamiento.

Consejos Prácticos para una Adherencia Constante al Tratamiento del VIH

Además de tener paciencia con estos primeros días, podrías encontrarte con algunos inconvenientes relacionados con tu tratamiento, y aquí tienes unos tips para sobrellevarlos:

  • ¿Qué hacer si vomitas? Si el vómito llega durante la siguiente hora de haber tomado tu medicamento, se suele aconsejar volver a tomarlo. Otras veces puede ser difícil y lo mejor sería esperar un rato hasta que te sientas mejor.
  • ¿Qué hacer si olvidas una toma? Si te das cuenta de tu olvido cuando ya está muy cerca la siguiente toma, no se recomienda que tomes una dosis doble, ya que esto podría incluso perjudicarte.
  • ¿Qué hacer si se te pasó la hora del medicamento? Si, en cambio, te retrasaste un poco en la dosis y todavía faltan varias horas para la siguiente, toma la que olvidaste y toma la siguiente en el horario indicado.
  • ¿Qué hacer si no tengo medicamento? Asume que tu bienestar y salud dependen ahora de este tratamiento, y comprométete contigo a llevarlo bien. Trata de prever cuándo se terminará tu provisión de medicamento para que puedas acudir a reponerlo antes de que se acabe el que tienes.
  • ¿Qué hacer si tengo que viajar? Asegúrate de llevar contigo la cantidad suficiente de medicamento y un poco más, en caso de que surja algún imprevisto. También puedes averiguar por adelantado si puedes conseguir medicamento en el lugar a donde vas.

El hecho de tomar un medicamento por un tiempo prolongado requiere esfuerzo y constancia, y en el caso del tratamiento antirretroviral, te puede ayudar saber que, si te sientes mejor, es gracias a ese tratamiento, y que si lo suspendes, el VIH tendrá oportunidad de replicarse y puede afectar no sólo tu sistema inmunológico, sino también órganos tan importantes como el cerebro.

Así que ya lo sabes, tus medicamentos son tus mejores aliados para una vida plena con la mejor salud posible. Y si tienes problemas para iniciar o retomar tu tratamiento en las instituciones de tu país, en AHF América Latina y el Caribe podemos ayudarte. Sólo acércate a nuestras oficinas o escríbenos por Whatsapp, estamos en 11 países de la región.