Ejercer tu sexualidad es tu derecho, hazlo seguro

Sheila
Sheila

El momento y la forma en que cada persona ejerce su sexualidad debe ser una decisión estrictamente personal, pero, por desgracia, hay muchos factores externos que influyen en esta área de la vida.

Desde la presión de amigos o de la propia pareja hasta la dificultad para acceder a un método de protección tan importante como el condón, las y los adolescentes y jóvenes muchas veces inician su actividad sexual exponiéndose a infecciones que claramente podrían evitarse con el uso del condón.

Aunque parte del encanto de la sexualidad es lo inesperado e impulsivo, muchas veces es mejor planear un encuentro sexual para así estar más seguros de que esa relación no nos dejará consecuencias indeseadas, como una infección de transmisión sexual (ITS) o un embarazo no planeado.

Decisiones Informadas: Clave para una Sexualidad Consciente y Responsable

Cabe recordar que la sexualidad de una persona no depende necesariamente de su interacción con alguien más. El autoerotismo o masturbación es también una práctica sexual, y al realizarla, las personas están ejerciendo su sexualidad en libertad.

Pero incluso en esta práctica en solitario, puedes tomar algunas medidas de precaución para evitar problemas de salud. Aquello con lo que vayas a estimularte, ya sean tus propias manos o algún juguete diseñado para este uso, hay que lavar previamente con agua y jabón para eliminar posibles microorganismos dañinos. Éstos no serían necesariamente ITS, pero sí puede tratarse de bacterias u otros gérmenes que causen infecciones.

Protección en la Intimidad: Estrategias para un Placer sin Riesgos

Otra opción en el abanico de la sexualidad sería interactuar con otra persona, aunque sin llegar a la penetración (anal, vaginal u oral). Esto recibe diferentes nombres según el país donde vivas, pero puede resumirse como besos y caricias intensas (incluso masturbación mutua) que otorgan un gran placer sexual.

Para hacer esta práctica más segura, además de la higiene de manos y/o juguetes sexuales, habría que agregar el no llevar los fluidos sexuales de una persona a los genitales de la otra. Es decir, si una chica está masturbando a su pareja hombre, debería cuidar de no tocarse después ella misma, pues podría estar trayendo líquido preseminal o semen a su vulva y eso facilitaría la transmisión de infecciones. Lo mismo sucedería al revés, si un hombre tocara su pene con fluidos vaginales, o si el encuentro se diera entre personas del mismo sexo.

ITS Prevención: Reduciendo Riesgos en tu Vida Sexual

Aunque se tenga mucha práctica en estas otras actividades sexuales, la penetración vaginal, anal u oral es un paso importante que cambia, de alguna manera, el panorama en cuanto a implicaciones (y riesgos) de la sexualidad.

Hablar de la famosa “primera vez” es pensar en el romanticismo o la idealización que muchos medios de comunicación nos muestran al respecto. Pero muchas veces se deja de lado la prevención, que es, finalmente, la que nos dará la tranquilidad para disfrutar del momento sin sentimientos de culpa o preocupaciones en los días posteriores.

En un material dirigido a adolescentes y jóvenes de Venezuela, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) recomienda plantearse con anticipación la posibilidad de realizar una penetración por primera vez.

Para ello, te invita a hacerte las siguientes preguntas, respondiéndolas simplemente con sí o no:

  • ¿Deseas tenerla?
  • ¿Estás seguro y convencido de lo que vas a hacer?
  • ¿Consideras que es el momento adecuado para ello?
  • ¿Tienes ya un acuerdo con la otra persona? (Esto significa haber hablado previamente y no se trata de un acto impulsivo o que se realiza bajo presión)
  • ¿Tienes a la mano las herramientas para tu propia protección? (Esto es, que tú te harás responsable de tu protección y no le dejarás esa tarea a la otra persona)
  • ¿Te sientes presionado o presionada para tener esta relación sexual?

Pueden parecer preguntas sencillas y hasta un poco redundantes, pero es importante responderlas con sinceridad, así sabrás si estás tomando una buena decisión para tu vida y que estás consciente de minimizar los riesgos de adquirir una ITS como el VIH o de tener un embarazo imprevisto.

Placer Responsable: Garantizando una Sexualidad Satisfactoria y Segura

La sexualidad es fuente de placer y de satisfacción, y no debería ser un factor de preocupación ni angustia. Para asegurarte de que esto sea así, la clave es la prevención. Por eso, en AHF América Latina y el Caribe te ofrecemos condones gratis y pruebas de VIH sin costo, para que tomes decisiones informadas sobre tu vida sexual. Acércate a nuestras oficinas en tu país o escríbenos por Whatsapp y conoce nuestros servicios.